Un viaje a Tailandia, el País de las Sonrisas

Autor:

1 Oct , 2018  

Hacer un viaje a Tailandia es una excelente oportunidad para vivir experiencias inolvidables y transformadoras. En lo personal, este bello país del Sudeste Asiático es uno de mis favoritos, y me enamoró tanto que pasé tres meses explorándolo para conocerlo mejor. Y por supuesto que mi caso no es único, ya que este lugar es el consentido de muchos viajeros que deciden volver y volver, y de otros aventureros que incluso eligen quedarse y llamarlo hogar.

Linternas flotantes en el Festival Loy Krathong

Cualquiera que se atreva a explorar este país, dentro y fuera de sus rutas turísticas, descubrirá que es un sitio encantador, hospitalario y con algo para todos. En Tailandia, u oficialmente el Reino de Tailandia, se conjugan tradiciones milenarias, modernas ciudades, comodidades occidentales, legendaria vida nocturna, pueblitos entre montañas, populares playas, naturaleza prístina, vastas manifestaciones culturales, valores arraigados y una profunda espiritualidad. Además, por sus bajos precios en transporte, alimentos y hospedaje, es uno de los países más baratos para viajar.

Tailandia es un país predominantemente budista

Tailandia, llamado en numerosas ocasiones el País de las Sonrisas, se distingue por su gente amable y hospitalaria, especialmente fuera de los destinos de playa. Verás cómo el conductor del tuk-tuk (o mototaxi), el vendedor de jugo de frutas frescas, el cocinero de pad thai, o la persona a la que le pides indicaciones de cómo llegar, tienen muchas veces una sonrisa en su rostro. Además, como la cordialidad es muy importante, aquí serás saludado con una reverencia wai prah acompañada de la frase en tailandés sawadee ka (usada por mujeres) o sawadee krap (usada por hombres).

Pero además de sentirte bien recibido, en Tailandia podrás hacer de todo, ya que este país cuenta con muchísimas atracciones naturales y culturales en todas sus regiones. Aquí te dejo solo una probadita.

Elefantes asiáticos cerca de Chiang Mai

En el norte del país, usando a la hermosa ciudad de Chiang Mai como punto de partida, encontrarás jóvenes monjes que quieren practicar su inglés contigo, espesos bosques con cascadas, tribus de inmigrantes que habitan las montañas (incluyendo a las denominadas mujeres cuello de jirafa), escénicos arrozales en terrazas,  y campamentos de elefantes y otros animales locales. También hallarás zoológicos, montones de mercados abiertos de día o de noche, escuelas de cocina y antiguos y modernos templos budistas, como el hermoso Wat Rong Khun o Templo Blanco en Chiang Rai. En el norte también podrás disfrutar de un ambiente auténtico increíble y ser testigo de festivales culturales, como el de las linternas flotantes, celebrado a lo largo del país.

Wat Rong Khun, el Templo Blanco en la provincia de Chiang Rai

En el centro del país, por su parte, la escena es muy diferente. Bangkok, la capital de Tailandia es una ciudad enorme y multifacética. Ahí deberás ir a varios museos, acudir a impresionantes templos y maravillarte con los palacios reales. La diversión nunca terminará con modernos centros comerciales, encuentros del arte marcial muay thai, espectáculos nocturnos de ladyboys (travestis o transexuales), mercados inmensos y hasta controversiales shows de cobras venenosas.

Bangkok, capital y ciudad más grande de Tailandia

En esta zona del país también hay famosos mercados flotantes y zonas arqueológicas Patrimonio de la Humanidad, destacando Ayutthaya. Para relajarte después de tantas actividades podrás ir a un salón para un maravilloso masaje relajante.

Cabeza de buda en un árbol en Ayutthaya

Pero además de todo esto, en el sur del Reino de Tailandia hay hermosas playas que concentran la escena turística. Hay playas con arena blanca y oleaje tranquilo, otras con oleaje más fuerta, algunas con simpáticos monos sueltos, unas de ambiente relajado para mochileros y otras con lujosos complejos hoteleros. En esta región se puede pasear en barcos de cola larga de una isla a otra, disfrutar del agradable clima tropical, gozar de alocadas fiestas a la luz de la luna o simplemente relajarse en paraísos naturales. Maravíllate con los acantilados de piedra caliza, pásala bien en las aguas termales y explora la abundante selva de la zona. Los destinos playeros más famosos de Tailandia incluyen Phuket, Krabi y Koh Lanta en el mar de Andamán, y Koh Samui, Koh Tao y Koh Pha Ngan en el golfo de Tailandia.

Playa de Krabi

Durante tu viaje a Tailandia también podrás probar una de las mejores gastronomías del mundo. La cocina tailandesa es reconocida a nivel mundial por combinar equilibradamente sabores picantes, amargos, dulces, agrios y salados. Ya sea en un lujoso restaurante o en un tianguis o mercado callejero, asegúrate de saborear los platos típicos del país, que en general incluyen ingredientes como arroz, chiles, fideos, salsa de pescado, múltiples condimentos y algunas veces frutas frescas, combinados armoniosamente. Asegúrate de probar el pad thai (fideos fritos con variedad de ingredientes), som tam (ensalada de papaya verde), tom yum (sopa con varias especias), tom kha gai (sopa con crema de coco), gaeng daeng (curry rojo), gaeng keow wan gai (pollo con curry verde), khao phad (arroz frito) y algún postre con arroz glutinoso o crepas de roti con banana.

Pad thai, plato tailandés famoso entre los turistas

Por todo esto y mucho más, un viaje a Tailandia puede hacerte vivir experiencias inolvidables. Atrévete a viajar al País de las Sonrisas, explora todos sus rincones, habla con su gente, respeta la cultura local, visita los templos, usa el transporte público, convive con la naturaleza y mira todo con el corazón y no solo con los ojos; verás que el largo recorrido desde casa valió toda la pena.

Posts Relacionados

Stephany Escudero
Me fascina viajar. Hasta ahora he explorado 75 países en los cinco continentes. Intento viajar por largos periodos y disfruto en particular los sitios remotos y aquellos con abundante fauna. Tomo muchas fotos y trato de convivir con la gente local.

Asia, Destino del Mes