Torta ahogada: platillo con sabor jalisciense

Autor:

28 Sep , 2018  

Entre los platillos representativos de Jalisco, y sobre todo, entre los platillos típicos de Guadalajara, destaca la famosa torta ahogada.

Una torta ahogada consiste en un birote salado, que es un bolillo especial que se prepara principalmente en Guadalajara, untado con frijoles refritos y relleno de carne maciza de cerdo en trozos; pero lo más importante y lo que la diferencia de todas las otras tortas, es que se sirve en un plato hondo bañada, o incluso sumergida, en una suculenta salsa y acompañada de cebolla desflemada en limón y sal.

Se dice que el origen de la torta ahogada se dio cuando un jornalero regresó hambriento a su casa, pero su esposa no estaba y sólo había un bolillo duro, carne de cerdo, unos pocos frijoles y una salsita de jitomate. Lo juntó todo y… voilá.

La popularidad de las tortas ahogadas creció gracias a Luis de la Torre “El Güero”, considerado el padre de la torta ahogada, y quien compartió la receta de sus tortas en los años cincuentas, al grado de que hoy en día no pueden faltar afuera de los estadios, en los mercados y tianguis. Este platillo único y exquisito es también considerado indispensable para una mañana con resaca.

Analicemos sus ingredientes más a fondo. El birote salado de Guadalajara se caracteriza por ser más duro y crujiente que los bolillos comunes, lo que le permite mantener su consistencia al bañarlo con la sala de jitomate. Panaderos profesionales que se han mudado fuera de Guadalajara, tras preparar la misma receta aseguran que factores como el clima, la altitud y la presión en Guadalajara son únicos para preparar el birote salado.

Por su parte, la carne de cerdo debe ser maciza trozada de buena calidad. Además, es recomendable que los frijoles con que se unta el birote sean fritos con manteca en vez de aceite, y con un chile de árbol rojo seco que les dará un sabor especial. La cebolla desflemada se puede dar aparte o ya en la torta.

Finalmente, lo más importante es la salsa en la que se “ahoga” la torta, que en realidad se trata de dos salsas diferentes. La primera salsa que lleva es la de jitomate, cebolla, ajo, comino, clavo, orégano y sal. Y el segundo tipo de salsa que lleva es la picosa, la cual se prepara por separado para controlar el nivel de picante que cada persona quiera. Esa salsa picante lleva chile de árbol, cebolla, ajo, vinagre y sal.

Si deseas preparar las tortas en tu casa con bolillo normal, es recomendable freírlo o tostarlo primero para que se endurezca un poco y resista mejor la salsa.

¡Cuando viajes a Guadalajara ya no tienes excusa! Pregunta por el puesto o local de tortas ahogadas más cercano y deléitate con este platillo tapatío.

Posts Relacionados

Ana Gabriela López Espinosa
Soy una blogger con gran amor por los paisajes naturales, la gastronomía y la literatura de fantasía, que está siempre en busca de ese lugar mágico donde los sueños se hacen realidad.

Guadalajara