Playas de Ixtapa

Playas de Ixtapa: arrecifes de coral, plantas tropicales y un apacible ambiente costero

Autor:

30 Abr , 2014  

Cada vez que llego a un lugar a disfrutar de mis vacaciones, me dispongo a conectarme completamente con el entorno. En un destino de playa no me conformo sólo con bañarme en sus aguas. Siento inevitablemente la inquietud de atreverme a conocer aquellos encantos que la naturaleza protege y que son la expresión más pura de la vida. Y eso es exactamente lo que encontré en mi último viaje a la preciosa Ixtapa.

Este pueblito, colonial y moderno a la vez, me atrapó por completo desde el primer día. Sus construcciones antiguas, sus callecitas encantadoras, los deliciosos sabores que en los restaurantes se pueden degustar y la calidez de los hoteles en Ixtapa, hicieron de un simple viaje, una experiencia completa y plena.

Zona hotelera y playas de Ixtapa

 

Cuán difícil se vuelve poner en palabras la belleza de las playas de esta región. Decir que son paradisíacas tal vez no sea suficiente. La arena, blanca y fina, que mis pies besaban en las caminatas que por la costa realizaba, contrastaba armoniosamente con el celeste del mar, inmenso e inspirador. Lo que vuelve a Ixtapa un destino ideal es que aquí hay playas repletas de jóvenes, con música y actividades, y otras mucho más tranquilas, de ambiente familiar.

Personalmente optaba por aquellos sectores más apacibles, en donde la naturaleza se disfruta de otra manera. Recuerdo las Playas Quieta y Las Gatas, lugares donde el agua mostraba su máxima transparencia permitiendo apreciar los detalles del fondo marino.

Una mañana, en la búsqueda de disfrutar de los misterios que bajo el Océano Pacífico habitan, me dispuse a realizar una excursión de snorkel. Al sur de la increíblemente bella Isla Ixtapa se encuentra un arrecife de coral repleto de vida y color. El paisaje marino embruja por completo. Peces de diferentes tonalidades, cangrejos, pulpos y estrellas de mar son algunas de las especies que mis ojos, admirados, observaban bajo el agua. Por sus lentos movimientos parecían no advertir que yo estaba allí. La emoción me invadía por completo ante semejante acuarela que frente a mí se presentaba.

Atardecer en las playas de Ixtapa

Caminando por las playas y senderos, admirando la tropical vegetación que se expande a su alrededor, y después de un largo tiempo llegue a Playa Manzanillo, frente a la Bahía de Potosí. Lugar aislado donde el mar sereno se extendía ante mí. Detrás, los árboles, palmeras y arbustos en subida hacia un pequeño monte, formaban una pared verde. Definitivamente un lugar en donde la naturaleza dispuso sus mejores regalos. Grata sorpresa me llevé al ver la cantidad de aves tropicales y marinas, las hermosas iguanas y los peces que por la transparencia del agua se dejaban observar a simple vista.

Mi viaje por las Playas de Ixtapa completaban todo lo necesario: arrecifes de coral, plantas tropicales y un apacible ambiente costero. Exactamente lo que buscaba. Con amigos pude disfrutar de la vida en el pueblo, de sus encantadores bares y callecitas coloridas. Pero definitivamente es la naturaleza la que aquí se lleva todos los halagos.

Si buscan un lugar donde pasar sus próximas vacaciones, deben saber que en Ixtapa-Zihuatanejo pueden disfrutar de los mejores fenómenos de la naturaleza en una ciudad dispuesta a satisfacer todo lo que necesiten para que su estadía sea única.

 

Posts Relacionados

The following two tabs change content below.
Santiago Bonacci

Santiago Bonacci

Oriundo de Argentina, graduado en Lic. en Comunicación Social y poseedor de un espíritu inquieto y curioso por la naturaleza, lo que me lleva a viajar, leer y querer conocer sobre las diversas culturas del mundo. Realicé trabajos para radio y televisión. Actualmente me desempeño como redactor de contenidos web.

Ixtapa-Zihuatanejo, México