Lo que No Sabías Sobre el Monumento a la Revolución

Autor:

19 Oct , 2016   Video

El Monumento a la Revolución es, sin lugar a dudas, una de las construcciones más emblemáticas de la Ciudad de México. Está ubicado entre la avenida de los Insurgentes y el Paseo de la Reforma, dos de las vías más importantes de la metrópolis. Salta a la vista con facilidad debido a su localización y gran tamaño, de hecho, se puede decir que casi cualquier persona que haya vivido o ido de vacaciones a la capital mexicana, al menos ha pasado una vez junto a esta imponente estructura.

Monumento a la Revolución en la Ciudad de México

Con sus casi 70 metros de altura, un alma formada por vigas de acero de 45 toneladas cada una, piedra blanca de cantera y doble cúpula cubierta de varias placas de cobre patinado, el Monumento a la Revolución es una de las obras que, junto con el junto con el Palacio de Bellas Artes y la antigua cárcel de Lecumberriy, formaron parte de las construcciones realizadas por el gobierno del Porfiriato. En aquella época, el Presidente de México, Porfirio Díaz, no reparaba en demostrar su amplio gusto por la arquitectura francesa y la ostentación.

Construcción del Monumento a la Revolución

Pero, ¿sabías que no fue construido originalmente para ser un monumento? El proyecto inicial contemplaba la creación de un suntuoso edificio con distintas salas y servicios de lujo, mismo que sería la sede de las cámaras de diputados y senadores, mejor conocido como Palacio Legislativo. Sin embargo, el comienzo de la Revolución Mexicana en 1910 detuvo el proceso de construcción, además de dar paso al derrocamiento de la dictadura Porfirista que había prevalecido en el país por más de 30 años.

Proyecto de lo que sería el Palacio Legislativo

Durante varios años, la estructura de lo que había sido uno de los proyectos más ostentosos en el país permaneció inutilizada. Se comenzaron a desmantelar las naves laterales e incluso se pensó demolerlo totalmente. El arquitecto mexicano Carlos Obregón Santacilia propuso que se aprovechara al menos una parte de la estructura de la cúpula y, como una ironía de la vida, en su lugar se irguió un monumento dedicado a la entonces recién finalizada Revolución Mexicana.

Arquitectura del Monumento a la Revolución

La obra concluyó después de cinco años de trabajo, y desde entonces, destacado por su tamaño y geometría, el monumento refleja fielmente una de las corrientes arquitectónicas de esa época: el Art Deco. Para dar mayor énfasis en lo que representaba, decidieron usarlo también como mausoleo, resguardando los restos de cinco de los personajes más representativos de la lucha revolucionaria: Francisco I. Madero, Venustiano Carranza, Francisco Villa, Plutarco Elías Calles y Lázaro Cárdenas.

Museo de la Revolución Mexicana

En la actualidad, es hogar del Museo de la Revolución, ubicado en el sótano, y en su enorme explanada conocida como Plaza de la República, se llevan a cabo actividades deportivas, familiares y eventos culturales, entre ellos el Tecnogeist, un extravagante festival de música electrónica y arte multimedia considerado entre los más importantes del continente. También se puede subir al mirador en la parte alta la estructura y tener una espectacular vista de la ciudad, o visitar su cimentación, un verdadero laberinto subterráneo lleno de interesante información que no debes perderte.

Mirador en el Monumento a la Revolución

Posts Relacionados

The following two tabs change content below.
David Gómez Carrales

David Gómez Carrales

Originario de la Ciudad de México, ahora residente en Cancún. Técnico en hotelería y Concierge con Llaves de Oro por varios años. Comparto mi vida con tres hermosos hijos y una mujer increíble, soy amante del football americano y me encantan las cosas simples pero a la vez extraordinarias que tiene este mundo; lo especial está en con quién las compartas para que sean realmente “extraordinarias”.

Ciudad de México, México

, ,