Huatulco

Las Bahías de Huatulco (donde pisé el Pacífico por primera vez)

Autor:

10 Abr , 2014  

Dicen que en la vida hay una primera vez para todo. Y Huatulco tuvo la suerte (o yo tuve la suerte de estar en Huatulco) cuando conocí el océano Pacífico por primera vez. Pero no solo lo vi, sino que lo toqué, lo acaricié y lo disfruté. Si bien mi lugar preferido en el mundo no son las playas, las 9 Bahías de Huatulco lograron conquistarme. ¿Habrá sido porque allí festejé mi cumpleaños? ¿Habrá sido porque por primera vez me zambullí en el Pacífico? ¿Habrá sido por el color de su arena y sus aguas cristalinas? ¿Habrá sido porque hicimos buceo con rayas y vimos tortugas enormes? ¿Habrá sido por el paisaje serrano y selvático que las rodea?
No sé bien cuál fue el motivo, pero me conquistó.

Huatulco2

Huatulco se extiende sobre la costa pacífica de México, en el estado de Oaxaca, al borde de la Sierra Madre del Sur. El principal atractivo turístico son sus 9 bahías: Santa Cruz, Tangolunda, Chahue, de Conejos, de Cacaluta, Maguey, San Agustín, Chachacual y del Organo. En las bahías no solo se puede disfrutar de la arena y el agua, sino que también se pueden practicar una gran variedad de deportes acuáticos.

***

–¡Dino! Hay una lagartija en la habitación! ¡Avisale a la dueña!, grité la primera noche que dormimos en una pequeña posada en la bahía de Santa Cruz. Dino, con toda la paciencia del mundo, se puso las chanclas y salió de la habitación. En menos de dos minutos estaba de regreso.
–¿ya le dijiste?
–No. –me dijo. Hay cuatro o cinco más en las escalera. Estamos en un lugar tropical, Aldana. –me avisó como diciendo “si bajo y le digo a la señora que hay una lagartija en la habitación va a pensar que soy un tonto”.
Y tenía razón. En las dos cosas. En lo que iba a pensar la dueña de la posada y en que estábamos en una zona tropical. Yo, una chica de ciudad, era la primera vez que veía tan de cerca una lagartija o geko. Después, con los viajes a Brasil y al Sudeste Asiático, estos animalitos se convertirían en compañeros casi inseparables durante las noches.
Así que en Huatulco también fue la primera vez que me crucé, cara a cara, con una lagartija.
El clima tropical hace que además del calor, llueva. Y el agua hace que durante gran parte del año, las sierras que protegen a las bahías se encuentren cubiertas de una selva baja y verde que transforma al paisaje en más lindo de lo que ya es.
La mejor manera de disfrutar ese paisaje es tomarse alguna embarcación de las tantas que se ofrecen y recorrer las bahías desde el mar. Casi todas las embarcaciones salen desde la bahía de Santa Cruz.


Huatulco3

***

–¡Espectacular, Aldana! ¡No sabés lo que te perdiste! ¡Es una maravilla todo lo que se ve! –me grita Dino eufórico desde el agua mientras yo lo miro desde el bote disfrutando de una rica ensalada de frutas.
–¡Hay unos arrecifes increíbles, peces de todos los colores que nunca había visto en mi vida y rayas! ¡Buceamos con rayas! Yo me sentía como un avión grande y las rayas iban a mis costado como los aviones escoltas. ¡Muy bueno! –no paraba de hablar mientras lo ayudábamos a subir al bote.

Dino estaba realmente emocionado. Las bahías de Huatulco son ideales para practicar buceo y otros deportes acuáticos como el windsurf, el jetsky y la vela. Nosotros hicimos buceo desde la bahía de Santa Cruz, pero también es posible hacerlo desde la de Tangolunda. Estas dos bahías son las que tienen mayor desarrollo de infraestructura hotelera. Por ejemplo, en Tangolunda se concentra la mayoría de los hoteles de lujo.

Huatulco4    Huatulco5

***

Durante los cinco días que estuvimos en las bahías recorrimos varias de las 36 playas que hay para recorrer. Algunas, como las de las bahías de Santa Cruz o Tangolunda son más concurridas, mientras que otras, como las de las bahía de Conejo, Cacaluta y San Agustín son más desérticas y es posible disfrutar más de la naturaleza. En todas las playas nos pasaba lo mismo: sentíamos ganas de volver a nuestra infancia. Y así fue como al atardecer nos tomábamos una rica bebida y nos poníamos a jugar con la arena como cuando éramos chicos.

Huatulco6

Otro de los rituales que nos gustaba hacer cuando el sol se iba ocultando era el de recorrer el pintoresco pueblo de La Crucecita. Allí, solíamos comer en alguno de los tantos restaurantes y bares que ofrecen comida oaxaqueña. La oferta es amplia y va desde frescos mariscos y pescados hasta tasajo (carne magra, asada y salada), chapulines (saltamontes asados) y tlayudas (tortilla que se sirve con frijoles, tasajo, quesillo y varios condimentos).

Huatulco7

Luego, era inevitable no detenerse a mirar las artesanías. Las que más llamaron mi atención fueron los alebrijes: figuras irreales y mágicas talladas en madera y pintadas a mano con llamativos colores. En general, son figuras que combinan distintas características de aves, mamíferos y de animales fantásticos como el dragón. Es casi imposible no comprarte una de recuerdo cuando las ves.    

Las Bahías de Huatulco

Huatulco11    Huatulco12

Además de todo lo que estas bahías tienen para ofrecer, existe la posibilidad de hacer excursiones a los atractivos de sus alrededores, como las fincas cafeteras y otras playas, como Mazunte, donde se puede visitar el Centro Mexicano de la Tortuga Marina.

Huatulco9    Huatulco10

Visitar estas bahías, conocer sus playas y atardeceres, festejar mi cumpleaños con unas ricas tlayudas y ver feliz a Dino por haber disfrutado de su buceo son las cosas que me hacen recordar con mucho cariño este rincón del mundo y me dan ganas de volver pronto.

¿Ustedes ya visitaron las Bahías de Huatulco? ¿Cuál fue la que más les gustó?

Posts Relacionados

Share on Facebook90Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest3
The following two tabs change content below.
Aldana Chiodi
Los papeles dicen que soy geógrafa social (profesora), periodista y editora, pero me identifico más con ser viajera, escritora y fotógrafa de viajes. Me encanta viajar, escribir, fotografiar, conocer y compartir otras culturas, llevar magia y arrancar sonrisas por el mundo junto con mi familia, en nuestro proyecto "Magia en el Camino". Soy coautora del libro de viajes "Magia es Viajar", de producción independiente. Si quieres saber más sobre mi historia, el libro y el proyecto puedes leerwww.magiaenelcamino.com.ar. También puedes visitar mi blog personal de fotografías y relatos varios:www.aldanachiodi.com

Huatulco

,